EL LIBRO DE LOS SECRETOS💫 SECRETO 2: EL MUNDO ESTA EN TI

Nuestro cerebro percibe el mundo material con todas sus imágenes, sonidos, sabores, olores y texturas.

Sin embargo, el mundo exterior podría ser un sueño.

Cuando estamos dormidos y soñamos, vemos un mundo de sucesos tan vívido como el que vemos durante la vigilia (aparte de la vista, nuestros otros cuatro sentidos están presentes de manera irregular, pero al menos un pequeño porcentaje de personas tiene los cinco: pueden tocar, saborear, escuchar y oler con tanta intensidad como cuando están despiertos).

Sin embargo, cuando abrimos los ojos en la mañana, sabemos que esos sucesos tan reales fueron producto de nuestra mente. Nunca tomamos el sueño por realidad porque damos por hecho que los sueños no son reales.

¿Nuestro cerebro tiene un sistema para crear el mundo de los sueños y otro para crear el de la vigilia? No; en términos de función cerebral, el mecanismo de los sueños no se esfuma cuando despertamos.

La misma corteza visual localizada en la parte trasera de la cabeza, hace que veamos un objeto —un árbol, un rostro, el cielo— en la memoria, en un sueño, en una foto o justo frente a nosotros.

La ubicación de la actividad neuronal cambia ligeramente entre una situación y otra, por lo que podemos distinguir entre un sueño, una foto y el objeto; pero el proceso fundamental siempre es el mismo: estamos creando un árbol, un rostro o el cielo a partir de una maraña de nervios que lanzan estallidos químicos y cargas eléctricas por todo el cuerpo.

Por más que nos esforcemos, jamás encontraremos un patrón de sustancias químicas y cargas eléctricas con forma de árbol, de rostro o de ninguna otra cosa. Todo lo que hay es una tormenta de actividad electroquímica.

Este embarazoso problema —la incapacidad de demostrar la existencia de un mundo exterior— socava la base misma del materialismo. Es así como llegamos al segundo misterio espiritual: NO ESTAS EN EL MUNDO; EL MUNDO ESTA EN TI.

Lecturas, Libros y un Espacio para Compartir

La lectura despliega el pensamiento, despierta nuestra imaginación, provoca a nuestra curiosidad, nos inspira y genera nuevas ideas.

Leer es un hábito que puede mejorar las condiciones sociales y humanas de cualquier lector, permite pensar con reflexión y desarrollar los aspectos cognitivos del cerebro lo que ayuda a ejercitar todas las células y estar siempre activos para cualquier actividad que se realice en la vida cotidiana.

Este sitio tiene la pretensión de convertirse en tu lugar favorito para encontrar lecturas diversas, reflexiones y más.