☘️☘️6 EJERCICIOS PARA MEJORAR TU AUTOESTIMA – Motivación Vida y Meditación ☘️ 

Una persona con baja autoestima tiende a aislarse, se siente evaluada constantemente, siente que no controla su vida, piensa que no es una persona interesante o que no tiene talento, evita tomar la iniciativa, toma el error como un fracaso personal, evita tomar riesgos, entre otras características.

Todos tenemos autoestima. Sucede que pensamos que no es suficiente.

La cuestión es identificar cómo nos sentimos con respecto a nosotros mismos. Este es el paso más importante: LA IDENTIFICACIÓN. 

Para ello es necesario mirarnos con detenimiento y tomar nota de nuestras fortalezas y debilidades, para saber cómo enfrentar las propuestas que la vida nos presenta, con nuestras mejores capacidades y así mejorar y/o mantener una autoestima saludable.

Aunque lo mejor es que un profesional nos asesore según nuestra propia historia y características personales, aquí hay algunos ejercicios genéricos y orientativos que pueden ser de ayuda:

1. Reflexiona qué se te da bien

Piensa en aquellas cosas que se te dan genial (ej: pintar, hacer deporte, bailar, cantar, escribir, conducir…). Tendemos a disfrutar de las cosas que se nos dan bien. Todos tenemos cosas buenas y en algunas somos mejores que los demás, tenemos que encontrar esas actividades.

Un ejercicio completo sería autoexplorar las destrezas, y características positivas y negativas de nuestra personalidad. Luego mirarnos al espejo y manifestar que nos gustamos, que confiamos, amamos y nos sentimos orgullosos, y dignos de respeto. Así sentiremos menos arrepentimiento y culpa.

Esto nos permitirá mostrar esos aspectos positivos y destrezas, expresar nuestra opinión al resto, y ser más respetuosos y compasivos con nosotros, abrazando las propias debilidades y los fracasos, como vehículos necesarios para la transformación y la mejora personal.

2. Vence la inseguridad

La inseguridad es miedo que nos hace dudar de nuestras habilidades y por eso hace que disminuya nuestra motivación

Cuando podemos valorar nuestras cualidades y ver lo importante que somos, nuestra autoestima aumenta y nos sentimos más seguros de nosotros mismos. Para ellos es importante que confiemos en nuestras habilidades personales, en que poseemos capacidad para controlar las situaciones que se nos presentan.

Ejercicios: 

Recuerda todas aquellas habilidades que desplegaste las veces que resolviste desafíos en tu vida. Siempre tenemos todas las herramientas necesarias, sólo que no somos conscientes de poseerlas.

 En el momento que te sientas inseguro, prueba relajarte, respirar profundamente y buscar la fuerza en tu interior. Permítete asumir que eres una persona psicológica y emocionalmente fuerte. ¡Sonríe más!

3. Rodéate/construye relaciones que te aporten

Al tener una red de amigas/os que te aprecian, te sientes acompañada y con mayor bienestar, ya sabes que al ser humano le encanta pertenecer a un grupo. Rodearnos de personas que le den valor a nuestra vida y nos llenen de ánimo, que nos hagan crecer como seres humanos, que fomenten nuestro desarrollo y nos permitan ver todas las cualidades que tenemos y todo lo que valemos. Son personas que nos dan ánimos para alcanzar nuestros sueños, creer más en nosotros y enriquecen nuestro espíritu.

Hay personas que son ángeles que llegan en el momento correcto. Que llegan en una etapa de la vida en la que no estamos bien, nos ayudan a levantarnos, a cambiar ese chip negativo por uno positivo.

Rodéate de personas que aporten a tu vida y tú también aporta a la de ellas, porque esas son las relaciones que van a tener un significado importante.

Ejercicio: 

Haz una lista de personas que son importantes para ti. Durante este mes, encuentra más momentos para estar con ellos, manifestarles tu afecto e intercambiar esos buenos aportes de los que hablamos más arriba.

4. Cuida cómo te hablas

Si nos tenemos poco respeto es común que tengamos una mala idea de nosotros mismos y naturalmente nos tratemos de manera injusta. Cuando pienses “soy un desastre” intenta pensar por qué crees eso. Luego, recuerda que a partir de ahora puedes cambiar, y cambia esa afirmación por la siguiente: “soy bueno en esto y aquello”, y “quiero conseguir tal y cual cosa”.

No hagas caso al monólogo interno negativo. Él nace de tu imaginación y no va más allá de tu cabeza. Elimina esos pensamientos y cámbialos por otros que sean objetivos. 

Ejercicios: 

Cuando identifiques que estás teniendo un diálogo interno negativo: puedes simplemente pensar en otra cosa o haz alguna actividad para dejar de darle vueltas a la cabeza (puedes llamar a un amigo, salir a caminar, hacer un deporte).

Cuanto más reforzamos los aspectos positivos, queda menos espacio para los negativos, y así, ganamos confianza y autoestima.

5. Empieza a ser más asertivo

La asertividad se define como la habilidad que permite a las personas expresar con firmeza su opinión y emociones, tanto positivas como negativas, frente a otras personas. Esto quiere decir: respetar las necesidades de los demás a la vez que respetas las tuyas.

Practicar esta habilidad social disminuye el estrés al facilitar la comunicación e interrelación con otras personas. Y gracias a esta mejora, disminuyen las malas interpretaciones de nuestros mensajes por parte de los otros, favoreciendo las emociones positivas en los demás y en nosotros mismos.

El resultado de una acción asertiva puede llevarnos a conseguir lo que necesitamos en ese momento, o no, pero independientemente del resultado, dará lugar a un sentimiento de mayor control de nuestra vida, y con ellos mayor confianza y autoestima. 

6. Escucha tus emociones

Las emociones nos aportan información. Tenemos que escucharlas más. No silenciarlas. Porque conforme las evitemos, ellas empezarán a subir su volumen para hacerse oír.

 Autoestima y emociones forman parte de una misma realidad, las emociones positivas aumentan nuestro bienestar, y con ello la autoestima. 

Podemos potenciar emociones agradables a partir de las experiencias más sencillas. El acto de agradecer nos llevará de forma innegable a la abundancia, los estados de calma y paz. Por ejemplo: siéntete afortunado por el plato de comida que tienes en la mesa, disfruta de un baño relajante, aprende a dar valor a los detalles más pequeños porque son los más importantes. 

También puedes ampliar sobre inteligencia emocional. Ésta se refiere a la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los ajenos, de motivarnos y de manejar bien las emociones, en nosotros mismos y en nuestras relaciones. 

Ejercicios: anota en una libreta los sentimientos que vas experimentando durante el día, tratando de ser bien específico en la definición que eliges para tus sentimientos. Verás que día a día irás ampliando tu abanico de emociones. Cuando conocemos nuestras emociones, las manejamos mejor y las podemos reconocer en otros.

Tener miedo no ayuda para nada. No podemos vivir sintiéndonos menos que los demás. Es momento de tener el control y tomar las decisiones correctas.

Si tenemos autoestima sentiremos y creeremos que somos competentes y merecedores de respeto y amor. Y recuerda, hay una única persona capaz de cambiar tu vida, y esa persona, ¡eres tú!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s